Un hombre desplaza una noria de 80 metros y 1.500 toneladas de peso