Justin Bieber, al límite mental y físico