Asociaciones de vecinos reparten folletos a turistas para que no hablen sobre Barcelona