El Rey reconoce una "impresión muy fuerte" por los daños de los incendios