Los guardias civiles agredidos en Alsasua temieron por su vida