Jesulín de Ubrique, en horas bajas