Casillas y Carbonero, de vacaciones