El sargento golpeado en Alsasua temió por su vida