Los extremeños, "acostumbrados" a la ola de calor