Gonzalo Caballero recibe el alta con la vista puesta en el ruedo