¿Más derechos para los animales terapéuticos?