La bolsa española abre con fuertes caídas del 1,38% arrastrada por la tendencia negativa de Wall Street y Asia