El Gobierno garantiza estabilidad pero no convence a Vox y Cs