Tras el 10N, los números siguen sin dar