El Gobierno insiste en que EEUU no se plantea sancionar a España