La imprudente maniobra de Cristiano con su deportivo