El campo del Racing de Santander amanece con el césped destrozado con huellas de neumáticos