Un luchador serbio de UFC, infectado por coronavirus, levanta las camas de sus compañeros de habitación para entrenar