La borrasca Ciara convierte una carrera ciclista en Holanda en una competición contra los elementos