Katie Holmes y su hija son como dos gotas de agua