“Las jugadoras reivindican unas condiciones que no son acordes a la realidad en la que vivimos”