Schnabel, en pijama sobre la alfombra roja de Venecia