Los estrenos vienen marcados por la pesadilla de Clinton