Los destellos de la Tierra ya tienen explicación