Así explotan agua y sal a 800 grados