Viajar al espacio profundo puede dañar el tejido gastrointestinal