La Luna nació del choque frontal de la Tierra y Theia