Andrómeda canibalizó una galaxia hace 2.000 millones de años