Así es el interior de un glaciar