El rastro del último meteoroide que rozó la Tierra: se deslizó sin desintegrarse y salió rebotado