Un estudio confirma que 'Próxima b' es un exoplaneta con una masa similar a la de la Tierra que podría albergar vida