El exoplaneta K2-18b podría albergar agua líquida y ser habitable