Un satélite de 'corazón' español para entender mejor el origen de los mundos