Estudio culpa a la deforestación de los incendios en el Amazonas