La tragedia de Prometeo llega al Festival de Teatro Clásico de Mérida