Teresa Plaza: "Algo tan simple como una silla debía tener un homenaje"