Jeremy Irons se pasea por el Prado y elige su cuadro favorito