Pekín es una ciudad fantasma casi tres meses después del primer caso de coronavirus