WALMART
Exterior de un local de Walmart. GTRES

A raíz del tiroteo vivido en un centro comercial de El Paso, Texas, Estados Unidos que dejó 20 muertos y 26 heridos y cuyo supuesto autor fue un joven de 21 años armado con un rifle, la cadena de supermercados Walmart ha recibido la orden de retirar toda la publicidad violenta de sus locales.

Esto incluye la reproducción de películas, serie, vídeos de caza y los videojuegos violentos. Tal y como ha compartido Vice, el documento que le han enviado a los empleados los obliga a "inspeccionar las tiendas en busca de cualquier marca o publicidad que contenga imágenes violentas o comportamientos agresivos".

Los trabajadores, por tanto, tuvieron que eliminar las demos de los juegos violentos, más concretamente los títulos de disparos o de peleas "de PlayStation y Xbox". La empresa Anderson Merchandisers, que trabaja con Walmart, enviará a lo largo de la semana nueva publicidad para actualizar las demos de las pantallas y consolas.

Esta medida llega después de que Candice Keller, representante del Partido Republicano de Donald Trump, culpara a los homosexuales, a las fronteras abiertas y a los videojuegos de los tiroteos masivos en Estados Unidos.

Sin embargo, tal y como comparte el tuitero que ha publicado el documento de Walmart, la cadena de tiendas continúa vendiendo armas de fuego. Los locales han sido obligados a retirar esta publicidad violenta, pero no a dejar de ofrecer pistolas y escopetas, algo que contrasta enormemente con las medidas adoptadas por la marca.