Lost Odyssey
Lost Odyssey. MICROSOFT

El japonés Hironobu Sakaguchi tiene el honor de ser el creador de la saga de RPG (juegos de rol) más influyente de la historia de los videojuegos, 'Final Fantasy'. Este mérito le ha servido para convertirse en una de las personalidades más reconocidas del mundillo.

Dicha popularidad le llevó a abandonar las oficinas de Squaresoft (donde trabajó durante años) y la franLost Odyssey.quicia que él mismo dio a luz para pasar a colaborar con Microsoft. A partir de ese momento, el talento de Sakaguchi quedó reservado en exlusiva para la Xbox 360; y 'Lost Odyssey', que sale a la venta este viernes, es su segundo trabajo para esta consola.

El juego mantiene las mismas características que los 'Final Fantasy' clásicos: combates por turnos, entornos en los que conviven la magia y la alta tecnología, argumento profundo sembrado de tramas secundarias...

La aventura se centra en la historia de Kaim, un hombre condenado a la inmortalidad que ya ha visto pasar 1.000 años por delante de sus ojos. A lo largo de su periplo, el héroe deberá recuperar siglos de memorias perdidas para desvelar los misterios que rodean uno de los acontecimientos más traumáticos de su extensa vida: la muerte de su hija pequeña.

Aunque 'Lost Odyssey' tal vez no sea tan memorable como la mayoría de los 'Final Fantasy', tiene todos los ingredientes para satisfacer a los aficionados a los RPG nipones. Además, se trata de una importante herramienta para Microsoft, que intenta a toda costa asentar la Xbox 360 en el mercado japonés.

La anterior obra de sakaguchi

‘Blue Dragon’

El primer juego para Xbox 360 creado por Sakaguchi y su equipo de desarrollo Mistwalker fue 'Blue Dragon', otro RPG de corte clásico. Esta aventura contó con la participación de dos artistas de lujo: Akira Toriyama (dibujante del aclamado manga 'Dragon Ball') y Nobuo Uematsu (compositor de bandas sonoras para FF).