Fotografía del 'youtuber' Ninja.
Fotografía del 'youtuber' Ninja. YOUTUBE.

Internet está lleno de gamers, miles de jóvenes que juegan a videojuegos protagonizando la mayoría de tendencias. Los streamers, de hecho, retransmiten sus partidas en directo, y esto está haciéndose cada vez más popular.

Twitch está cogiendo fuerza y se está convirtiendo en un canal muy rentable, pero no sabíamos hasta qué punto. Los datos del Wall Street Journal consultados por el medio Kotaku arrojan unas cifras bastante más altas de lo que se esperaban.

Algunos de los streamers más populares pueden llegar a ganar unos 50.000 dólares (más de 44.000 euros) por una hora jugando a nuevos títulos. Pero todo este dinero no proviene de las suscripciones o de la publicidad, sino de las propias desarrolladoras de videojuegos..

La plataforma de streaming se está convirtiendo en un escaparate para la industria, por lo que compañías como EA, Activision o Ubisoft son los que están invirtiendo más dinero en los streamers. Estas caras conocidas y sus directos son la manera perfecta de publicitar sus nuevos títulos.

Aun así, según cuenta Omeed Dariani, director ejecutivo de Online Performers Group, que lleva a varios de los streamers más importantes, esta no es la cifra más alta que ha llegado a cobrar uno de estos gamers.

"Hemos visto ofertas que superaban los 50.000 dólares por hora, así como muchas ofertas de seis y siete cifras para contratos a largo plazo", asegura Dariani, que no puede confirmar los nombres de las compañías.

"Tuvimos una oferta de una compañía de juegos AAA que fueron 60.000 dólares (más de 53.000 euros) por hora, durante dos horas. La oferta fue rechazada y la empresa volvió con un cheque en blanco, que siguió siendo rechazado", cuenta el director.

Pero las ofertas de otros streamers son diferentes, tal y como explica Omeed Dariani. Los menos conocidos suelen recibir ofertas menores o contratos de un dólar por visualización durante una hora.

El caso de Apex

Apex Legends es uno de los mejores ejemplos del poder que están teniendo los streamers en este tipo de campañas publicitarias. Este battle royale gratuito llegó al mercado pisando fuerte y se puso a la altura en pocos días de Fortnite gracias, sobre todo, a los directos del famoso Ninja.

El pasado mes de marzo salieron a la luz unos informes que aseguraban que la compañía EA había pagado un millón de dólares (casi 900.000 euros) a Ninja, uno de los streamers más populares, por jugar en directo a este título.

Aun así, este contenido suele estar patrocinado y muchos de estos streamers, aunque no todos, informan a sus seguidores de estas colaboraciones.

Aunque lo que cobró Ninja por estas partidas en directo pueda parecer una cifra excesivamente alta, las compañías están optando por este tipo de publicidad que relaciona su marca con estas estrellas de internet. Sin duda, es una forma nueva de hacer publicidad que es muy rentable.