Shigeru Miyamoto
Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario.

Shigeru Miyamoto, el padre de Super Mario, es habitualmente considerado la figura más influyente del mundo de los videojuegos. Pero hagamos un poco de historia. A finales de los 70, Nintendo buscaba sin éxito la forma de hacer mercado en Estados Unidos. Hiroshi Yamauchi, por aquel entonces director de la compañía y actualmente el hombre más rico de Japón, decidió darle una oportunidad a Miyamoto, por entonces un joven artista japonés.

Link.Inspirándose en Popeye, La Bella y la Bestia y King Kong, Miyamoto creó en 1981 Donkey Kong, un juego de recreativa que arrasaría en todo el mundo y que serviría de presentación tanto del malvado mono lanza-barriles como del saltarín Mario (llamado Jump Man en aquella primera aparición).

Eso sólo fue el principio. Después llegó la revolución de Super Mario Bros, quizás el videojuego más influyente de la historia; The Legend of Zelda, la epopeya protagonizada por Link, el héroe de verde; Super Mario 64, el juego que marcó un antes y un después en las aventuras tridimensionales; Ocarina of Time, considerado a menudo como el mejor juego de la historia...

Ahora Miyamoto, a sus 56 años, sigue trabajando a pleno rendimiento para Nintendo, involucrado en todos los grandes proyectos de la compañía. El diseñador ha hablado para 20 Minutos sobre su trabajo actual y la situación del sector.

En un panorama en el que la industria del videojuego ha llegado a ser más poderosa que la del cine o la de la música, ¿qué es lo más importante para una empresa, el desarrollo de ideas o las ventas?

Supongo que depende de la compañía. Nosotros tenemos claro que nuestro camino es hacer realidad ideas revolucionarias y únicas. Es entretenimiento, y queremos dárselo a la gente. Personalmente, mi gran meta es hacer que la gente sea feliz con nuestros juegos y tenga una sonrisa en la cara. Eso es lo que me interesa a la hora de concebir un juego.

La competencia se está subiendo al carro de los juegos con detección de movimiento. ¿Qué piensa de ideas como el Project Natal de Microsoft?

No he tenido la oportunidad de probarlo, pero estoy muy contento de que otras compañías sigan el camino que nosotros iniciamos con la Wii y desarrollen nuevos sistemas de detección de movimiento porque eso acercará a mucha más gente nueva a los videojuegos.

Mario.¿Cree que esta puede ser la última generación de consolas tal y como las conocemos ahora mismo?

La definición de videojuego está cambiando a gran velocidad. Cada vez hay más público, más expectación, más información... Eso se debe a las nuevas tecnologías, que cada vez llegan a más gente: nuevas interfaces, conexiones sin cables, nuevas fomas de de control... La definición cambiará, pero creo que el hecho de jugar seguirá siendo el mismo. Jugar es jugar.

¿Cuándo llegará esa nueva generación?

No podría decirlo, no depende de mí. Hasta ahora cada generación solía durar unos seis o siete años, pero a veces se alarga si hay buenas ventas. Por otro lado, el rápido desarrollo de la tecnología hace que esas cifras se acorten. Supongo que será una media de ambas.

Nintendo acaba de presentar dos nuevos juegos de Mario. Uno de ellos es New Super Mario Bros. Wii, un juego de plataformas clásico al que pueden jugar cuatro personas a la vez. El título es perfecto para jugadores expertos, ¿cree que interesará también a los jugadores ocasionales?

Creo que el juego es muy interesante para jugadores esporádicos incluso en su modo individual. Pero, además, en el modo multijugador es una experiencia excelente. Si los otros jugadores pasan de pantalla puedes acompañarles. Aunque pierdas, puedes seguir avanzando. Eso es perfecto para los recién llegados.

El otro nuevo título de Mario es Super Mario Galaxy 2, un juego que se parece mucho a la primera parte. ¿Qué hace que la aventura sea única, cuál es su esencia?

Super Mario Galaxy 2 profundiza en los mundos 3D de Mario en muchos aspectos: nuevos mundos, pantallas que exploran todo lo que no se vio en el primer juego. También el audio ha mejorado mucho. Creo que los jugadores de la primera parte querían explorar más aspectos de la historia. Más que una innovación o un cambio radical, lo que queríamos hacer era darle nueva vida a la historia, refrescarla... Además, hemos incluido a Yoshi.

¿Podría desvelarnos algo sobre la trama de Super Mario Galaxy 2?

Estamos trabajando en ello. Realmente queríamos cambiarlo minimamente, lo que se necesita no es una historia sino más jugabilidad, mantener la adicción y añadir cosas nuevas. Los juegos de Mario siempre se han centrado en la diversión.

Miyamoto.Mario ya tiene muchos años y ha aparecido en infinidad de videojuegos, ¿ha pensado en darle un descanso?

Me gusta seguir haciendo juegos con él, que sea una constante en mi obra, como a Hitchcock le gustaba aparecer siempre en sus películas. Me alegra que el personaje siga vigente, pero no es el único personaje con el que me pasa. Sigo lanzando ideas que surgen en mi cabeza, que darán nuevos juegos, de Mario y de otros personajes. Mario sigue siendo muy popular, aunque quizá sí reduzcamos el número de juegos en los que aparece.

¿Qué puede contarnos sobre el nuevo Zelda para Wii?

La nueva aventura de Zelda aún está muy abierta y estamos muy metidos en el tema. Probablemente el juego usará el Wii Motion Plus porque lo que queremos realmente es implementar algo muy natural para el movimiento, que cuadre perfectamente con el juego. Que sea muy natural para el jugador.

Nintendo ha buscado la forma de entrenar nuestro cerebro, después nuestro cuerpo y, ahora, ha presentado un dispositivo capaz de controlar el pulso. ¿Se trata de un paso más en la política y la filosofía de la compañía?

Aún no hemos especificado las aplicaciones del Wii Vitality Sensor, pero en realidad es lo que venimos haciendo desde hace mucho. Cada año trae nuevas posibilidades de juego, y es muy interesante experimentar con ellas. Eso es lo que estamos haciendo, sondear diferentes posibilidades y luego intentar desarrollar juegos que puedan aprovecharlas.

¿Cómo disfruta más, desarrollando videojuegos o jugándolos?

Me lo paso genial de ambas formas.