Fire Emblem Heroes
Captura de 'Fire Emblem Heroes', de Nintendo. ARCHIVO

Para monetizar los videojuegos los estudios se invenraron las cajas de botín o loot boxes. Desde su llegada han sido motivo de polémica. La pregunta básica es si estas cajas son un juego de azar. Es decir, ¿son las loot boxes un juego de azar disfrazado de videojuego?

Las cajas de botín son productos que se compran por medio de microtransacciones en alguna fase del videojuego. Los 'cofres' contienen una variedad de recompensas o elementos distintos que el usuario obtiene de forma aleatoria después de la compra. Aleatoria hemos dicho. O sea, azar. Entonces, ¿un juego de azar?

En Bélgica lo tienen claro. En noviembre de 2017, su comisión de juego determinó que las cajas de botín son un juego de azar, ya que estos productos virtuales se adquieren en forma de paquetes de pago y su contenido lo determina la suerte.

Fruto de ello fue la apertura el año pasado por parte de la fiscalía pública de Bruselas de una investigación criminal contra Electronic Arts a causa de las cajas de botín presentes en sus videojuegos, en especial FIFA 18. EA se negaba a retirarlas.

Y Bélgica no se ha arredrado. Ahora le toca a Nintendo. La compañía japonesa va a retirará algunos juegos móviles en Bélgica por las cajas de botín que contienen. Los afectados son Fire Emblem Heroes y Animal Crossing: Pocket Camp, disponibles para iOS y Android.

Ambos juegos incluyen compras internas con dinero real y por lo tanto, a partir del 27 de agosto, en Bélgica dejarán de funcionar y ya no estarán disponibles. Hasta ese día los gamers belgas los podran disfrutar con normalidad y no tendrán problemas para adquirir Orbs o Leaf Tickets.

Nintendo se suma así a la lista belga. Electronic Arts dejó de vender FIFA Points; Square Enix se vio obligado a retirar del mercado tres juegos para móviles; y Blizzard tuvo que quitar las cajas de botín de Overwatch.