Meltdown Bar
Una chica 'gamer' jugando en el Meltdown Bar. MELTDOWN BAR

Sandra Sabatés entrevistó a Marina Amores, comunicadora audiovisual de videojuegos en Mujer Tenía que Ser, la sección feminista del programa de La Sexta, El Intermedio.

Amores cuenta que este sector no es fácil para las mujeres. Ella es jugadora profesional y sabe de primera mano que cuando una mujer quiere adentrarse en el mundo de los videojuegos se topa enseguida con un "rechazo bastante obvio".

"Actitudes paternalistas, que te regalen cosas dentro del juego, no querer que juegues, hacerte difícil la partida incluso yendo en el mismo equipo, o frases como 'hazme un sándwich' o 'vete a fregar'" son algo típico en las partidas según explica Marina.

De hecho "A fregar" es el nombre que le puso Marina al blog que creó para que las mujeres aficionadas a los videojuegos pudieran compartir sus experiencias, las cuales demuestran el machismo mayoritario en el sector, "un problema estructural", añadió la creadora.

Amores, como jugadora, empezó a notar actitudes que sus compañeros no tenían que sufrir. De hecho, dejó de utilizar su rostro en su perfil de YouTube y ahora solo utiliza la voz en off para así evitar comentarios sobre su físico, algo que solo sufren las mujeres.

"No es que no haya mujeres, es que no nos queréis jugando con vosotros. Algo que se nota a nivel profesional. Mientras que el 47% de los jugadores amateurs son mujeres, la profesionalización no supera el 5%. El problema es que no pueden practicar porque no es agradable jugar en línea", detalla.

A pesar de que hay mucho que cambiar, Marina cree que aún hay esperanza con la llegada de mujeres a la producción de videojuegos. Los personajes femeninos antes eran degradadas a los papeles secundarios, eran pasivas y tenían que ser rescatadas. Ahora ya no es así.

Ahora que hay mujeres creando videojuegos hay también "nuevas perspectivas y nuevas historias y formas de ver el mundo". Aunque Marina es consciente que para cambiar también se necesita el apoyo de los hombres, a los que pide que "se mojen y ayuden a las mujeres de forma pública".