Little Big Planet
'Little Big Planet' se nutre de la imaginación de los jugadores. SONY

La consola PlayStation 3 recibe al fin Little Big Planet, el lanzamiento estrella de Sony para esta temporada. Con la apariencia de una sencilla e infantil aventura de plataformas protagonizada por muñecos de trapo, este juego esconde mucho más: un completo editor de niveles con el que se puede construir casi cualquier cosa imaginable.

Sackboy Snake.El juego en sí está formado por cincuenta niveles llenos de saltos, enemigos y puzles en los que la trama es algo secundario. Lo relevante son los propios escenarios, cómo están construidos. Sirven de muestra de lo que el jugador puede hacer luego con el editor.

El modo de creación es el punto fuerte de Little Big Planet. Los jugadores pueden dar rienda suelta a su imaginación y crear niveles que después pueden compartir con otros usuarios vía Internet.

Para explicar las numerosas posibilidades que ofrece el juego se ha incluido una gran cantidad de tutoriales que, en la versión en castellano, están narrados por Christian Gálvez, presentador del concurso Pasapalabra.

Los decorados, que se recorren con un avance lateral en dos dimensiones, poseen tres niveles de profundidad en los que se pueden colocar objetos de cualquier forma, tamaño, color e incluso material. De hecho, aquí está gran parte del interés del juego: la forma en la que se comportan los objetos.

Sackboy Sephirot.La física es muy realista, por lo que un objeto de metal creado en el aire caerá de forma pesada y uno de un material ligero se moverá al mínimo roce. También hay herramientas para hacer que los objetos floten en el aire, para que se balanceen, para que giren...

Los Sackboys, los héroes protagonistas, pueden personalizarse con pegatinas y complementos e incluso la música y los efectos de sonido son susceptibles de ser modificados. Una última virtud: el modo multijugador permite cooperar o competir contra otros para vivir la experiencia en compañía.

El lanzamiento de Little Big Planet estaba previsto para el 23 de octubre, pero fue retrasado hasta la primera semana de noviembre. ¿El motivo? Se descubrieron dos pasajes del Corán en una de las canciones. Ahora, el juego ha visto la luz sin esos versos para no herir susceptibilidades.