Jugando a videojuegos
Dos jugadores se enfrentan en un videojuego de fútbol. BTL Advergaming

Ahora que todos dan por hecha la muerte del soporte físico; ahora que Google se apunta al carro de los videojuegos con su propuesta de consola por streaming; ahora que Sony y Microsoft tiemblan por el fin de la era dorada de la Play y la Xbox; ahora, ¿resulta que a los jugadores españoles no le interesa jugar en streaming?

Lo dice una encuesta: sólo el 14% de los gamers de España tienen interés por los servicios de streaming de videojuegos. Hablamos no tanto de lo que existe como de lo que viene: el proyecto STADIA de Google y el Project xCloud de Microsoft.

La encuesta la ha llevado a cabo MORI's GameTrack en Francia, Alemania, España y Reino Unido y Gamesindustry.biz se hace eco de sus resultados. De manera global, un 15% de estos gamers europeos dicen estar interesados en los servicios de streaming, al estilo de un Netflix de los videojuegos.

Sólo un 3% respondió estar muy interesado. El estudio señala que un 12% de los usuarios aseguran que no están interesados "ahora" en el streaming de videojuegos. El resto dice estar usando ya algún servicio de este tipo.

Seguimos encariñados con los objetos

De los cuatro países consultados, Reino Unido, con un 23% de los jugadores, es el que muestra mayor interés por este modo de jugar. En el otro extremo está Alemania, donde sólo un 10% de los gamers están interesados en el streaming de videojuegos. En la zona media vemos a España. Aquí, como en Francia, un 14% de los jugadores manifiestan tener interés por jugar en un Netflix de videojuegos.

Parece que en Europa seguimos encariñados con los objetos. El 31% de los gamers encuestados prefieren comprar juegos físicos en lugar de hacerlo online. MORI's GameTrack quiso saber si los usuarios europeos están preocupados por su velocidad de conexión, o sea, por si será lo suficientemente rápida como para jugar en streaming sin problemas.

Así, el 43% cree que su 'conexión a Internet es lo suficientemente rápida para transmitir juegos' y el 23% cree que no. Los más confiados al respecto son los británicos, un 54%; y los menos, los franceses, un 37%.

Al 32% de los jugadores de Francia, Alemania, España y Reino Unido les preocupa que una caída de su conexión no les permita seguir jugando, por un 28% al que eso no parece importarle.