¿Cuál es el futuro de las consolas y de los videojuegos?

  • El fenómeno del deporte electrónico y el cambio de modelo de las consolas capitalizan la nueva temporada.
  • La llegada de la realidad virtual será la otra gran tendencia del mundo del videojuego en los próximos meses.
  • 2017 y 2018 serán claves para saber si cambia la forma de jugar para siempre.
El presidente de EE UU, Barack Obama, utiliza unas gafas de realidad virtual en la Feria Messe de Hannover (Alemania).
El presidente de EE UU, Barack Obama, utiliza unas gafas de realidad virtual en la Feria Messe de Hannover (Alemania).
Chritstian Charisius / EFE

Ya nadie duda que los videojuegos van a quedarse como entretenimiento y medio para contar historias, la cuestión ahora es hasta dónde podrán llegar. En la pasada década penetraron en segmentos de la población inesperados gracias a fenómenos como el de la Wii y muy especialmente desde el lanzamiento de los dispositivos táctiles y los juegos gratuitos, y ahora se enfrentan a un nuevo reto de aceptación social: que sus competiciones sean reconocidas y respetadas como si fuesen deportes.

Hablamos de los deportes electrónicos o eSports, un fenómeno emergente que está atrayendo a cada vez más seguidores en España y en el resto de Occidente. Las competiciones de videojuegos se están profesionalizando y popularizando gracias a las retransmisiones en streaming y a la llegada de inversores de renombre como Shaquille O'Neal y grandes marcas como Vodafone. Los mejores jugadores del mundo se están convirtiendo en celebridades, participando en torneos con premios millonarios y acumulando cientos de miles de seguidores en las redes sociales. Juegos como League of Legends, Call of Duty o Counter-Strike reclaman ser reconocidos como deportes en lo que se presenta como el nuevo gran reto de los videojuegos como fenómeno social.

Mientras tanto, los teléfonos móviles y las tabletas se han convertido en los últimos años en los grandes actores de la innovación tecnológica y en duros rivales para las consolas portátiles de toda la vida y hasta para las de sobremesa. Con tantos nuevos dispositivos había quien dudaba en 2013 de la viabilidad de los lanzamientos de PlayStation 4 y Xbox One, pero las buenas ventas de las máquinas de nueva generación han acabado con los malos augurios. Aun así, los fabricantes han tomado buena nota y se avecina un cambio de modelo en el todavía dominante mundo de las consolas: en vez de grandes saltos cada cinco o seis años, ejemplificados en el lanzamiento de cada PlayStation, ahora las consolas irán evolucionando con revisiones menos espaciadas en el tiempo, tal y como hacen los móviles y tabletas, principales rivales por monopolizar nuestros pulgares.

Este año verá la llegada o, como mínimo, el anuncio de revisiones de PlayStation 4 y Xbox One que no solo tendrán cambios estéticos o mayor capacidad de almacenamiento, sino –según todas las filtraciones– también más potencia en su hardware para ofrecer mejores gráficos y nuevas posibilidades, tal y como ocurre con el resto de dispositivos. Además, estarían preparadas para ofrecer resolución 4K. Los usuarios de las primeras versiones podrán seguir jugando a todos los nuevos juegos salvo muy contadas excepciones, pero de cara al futuro tendrán que renovarse para mantener la compatibilidad, tal y como pasa con los teléfonos y tabletas. La tercera en discordia, Nintendo, cuenta con su próxima consola NX como as bajo la manga, pero es el secreto mejor guardado de Japón.

Pese a la llegada de revisiones de las consolas y la sorpresa que se espera de Nintendo cuando decida anunciar su nueva apuesta, la gran protagonista de los videojuegos este año será la realidad virtual. En los últimos años esta tecnología ha ido mostrándose en ferias, mejorando sus prestaciones e intentando evangelizar a los escépticos que veían en ella una burbuja como la de las 3D. Los que la han probado coinciden en que la experiencia es impresionante, incluso emocionante, pero todavía tiene un largo camino por delante y mucho que demostrar.

Los primeros dispositivos necesitan ordenadores muy potentes para funcionar y tienen un alto precio. Además, no resultan cómodos para todos los usuarios ni pueden usarlos los que tengan ciertos problemas de visión. Falta también contenido para justificar una inversión económica tan grande, y las principales críticas se centran en que es una experiencia antisocial y en que no se conocen los efectos de jugar durante varias horas seguidas. Cuando a finales de año se lance PlayStation VR para PS4, más gente podrá probar, experimentar y valorar la realidad virtual, y 2017 y 2018 serán claves para saber si cambia la forma de jugar para siempre o si, como su predecesora en los años 90, se recordará como una moda pasajera. Pero que ningún jugón tema: como han demostrado las ventas, el videojuego de pasar horas y horas con un mando o un ratón frente a una pantalla seguirá reinando durante muchos años más.

Lo que viene

  • La explosión de los eSports. Los deportes electrónicos siguen creciendo y cada año son más populares. Este 2016 está viendo el desembarco de equipos del deporte tradicional en el electrónico.
  • Revisiones de consolas. Las consolas PS4 y Xbox One tendrán pronto actualizaciones que mejorarán sus prestaciones, al estilo de los móviles y tabletas, en vez de esperar cinco o seis años a tener sucesoras.
  • El enigma Nintendo. Tras triunfar con Wii y Nintendo DS la compañía busca su camino. Sus figuras amiibo tienen éxito y ha entrado en el mercado de móviles; su gran apuesta es la consola NX.
  • Móviles y tabletas enganchan a millones de jugadores y atraen más inversores. Compañías mundiales compiten para replicar Angry Birds, Candy Crush o el reciente Clash Royale (foto).
  • El videojuego de siempre sigue fuerte, pese a las nuevas tendencias, con éxitos superventas como The Witcher 3 o Fallout 4, y por supuesto los eternos Call of Duty y Grand Theft Auto.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento