Fortnite
Una persona juega a Fortnite en su móvil. CLIPSET

Pocos juegos han generado en el último año tantos titulares como Fortnite. Titulares, jugadores y ventas (descargas). Aunque algunos datos podrían dar a entender que el battle royale de Epic Games ha tocado techo, Fortnite sigue con muy buena salud.

Tal vez porque cuesta dejarlo; tal vez porque es... ¿adictivo? Eso último es lo que piensa un bufete de abogados de Canadá: que Fortnite es un videojuego adictivo y que Epic Games lo ha conseguido de manera premeditada. Y por ello, cuenta la CBC, han presentado una demanda ante la Justicia de Quebec, en representación de dos familias.

Los letrados de Calex Légal, una firma de abogados canadiense, comparan a Fortnite con la cocaína, porque el título, a su juicio, está diseñado para crear adicción. Aseguran que el famoso battle royale libera dopamina en el cerebro. La dopamina es conocida como la 'hormona de la felicidad'. Al generarla, dicen, Fortnite hace dependientes a sus usuarios.

El bufete acusa a Epic Games de haber fabricado un producto que enganchara. "Cuando crearon Fortnite contrataron a psiquiatras. Exploraron el cerebro humano y se esforzaron por hacer que el juego fuera lo más adictivo posible”, asegura Alessandra Esposito Chartrand, de Calex Légal. En su opinión, "lanzaron un juego muy adictivo y destinado a la juventud".

Chartrand cuenta que los padres de estas dos familias se acercaron a ellos y les comentaron: "Si hubieramos sabido que Fortnite era un videojuego tan adictivo que arruinaría la vida de nuestros hijos, nunca le hubiéramos dejado jugarlo o lo hubiéramos vigilado de cerca".

Los abogados apoyan su demanda en dos argumentos. Por un lado, el que la Organización Mundial de la Salud haya ratificado este año que la adicción a los videojuegos es un trastorno mental. Por otro, un auto de la Corte Suprema de Quebec de 2015 contra las compañías de tabaco por no advertir a los fumadores de las consecuencias que trae fumar.

Los términos de servicio de Fortnite dicen que el jugador renuncia a su derecho a emprender acciones legales contra la compañía, ya sea individual o colectivamente. Sin embargo, los letrados de Calex Légal consideran que esos términos no son válidos en esta parte de Canadá, donde su ley de protección a los consumidores exige que las empresas aclaren todos los riesgos que conlleva el uso o consumo de un producto.