El mercado español de videojuegos, en el que hay sólo 27 estudios de desarrollo, se centra en las producciones de bajo coste, como los juegos para móviles, según informó el Foro Internacional de Contenidos Digitales. El mercado nacional en su conjunto, aunque creció un 14% en 2006, sólo ingresó 967 millones de euros y tan sólo el 1% de las ventas revierten en estudios españoles.