GTA IV
'GTA IV', el peso pesado de Take-Two. ROCKSTAR

La compañía de videojuegos Electronic Arts ya anunció en agosto que no prorrogaría su oferta por Take-Two, empresa responsable de franquicias tan rentables como Grand Theft Auto o BioShock. Aun así, en aquel momento se dejó una puerta abierta a las negociaciones que ahora se ha cerrado de forma definitiva.

EA ha llegado a ofrecer 2.000 millones de dólares (unos 1.350 millones de euros), pero Take-Two exigía un incremento. Además, aseguraban estar negociando con otras compañías para establecer alianzas comerciales.

Electronic Arts ha decidido centrarse en su propio catálogo de juegos

La oferta se ha ido prorrogando, pero Take-Two siempre la ha considerado hostil y no ha querido precipitarse, sobre todo cuando este año contaba con un superventas asegurado que le daría muchos ingresos, el exitoso Grand Theft Auto IV.

Impulsada por estas razones que han convertido el intento de compra en un "culebrón" que ya dura meses, Electronic Arts ha decidido abandonar y centrarse en sus propios lanzamientos, entre los que se encuentran Spore o Mirror's Edge. La compañía explica además que a estas alturas ya no llegarían a tiempo para beneficiarse de los ingresos de los juegos de Take-Two para la próxima campaña navideña.

En los últimos días también se ha frustrado otro intento de compra, de menor envergadura, en el sector de los videojuegos. En este caso se trataba del intento de Sqare Enix de adquirir Tecmo, compañía que finalmente se decantó por Koei.